Extintor 5kg Co2 homologado Naval

0

En toda embarcación, la ley náutica exige seguridad en cada embarcación, debido al riesgo que pueden suceder, en mar abierto, y los primeros auxilios que se utilizan son los aquellos que posea la embarcación. El fuego en una embarcación, es muy peligroso, debido a todos los componentes y artefactos que son inflamatorios, y de combustión, como lo son la madera, el plástico, la tela entre otros. El cual chispa de candela, en una embarcación es el enemigo más peligroso en estas embarcaciones.

Por lo general, las estadísticas, señalan que existen muy pocos siniestros de incendios, pero casi siempre cuando se producen son pérdida total de la embarcación.

La naval para evitar este tipo de siniestros a bordo, ha girado una serie de normas que deben cumplirse en toda embarcación, y uno de ellos son los extintores.

Existen varios modelos de extintores, pero el más comercial por lo práctico es el extintor de 5k C02 homologación naval. Ya que tener un extintor, puede solucionar un problema al propiciarse el fuego y las vidas de los que estén abordo.

Características del extintor para barco polvo

Extintor práctico portátil, homologado naval, cumpliendo con todas las normas exigidas por la aromática naval. Europeas 96/98 y 98/85 para extintores.

Con descarga controlable y con eficacia máxima para la extinción de incendio.

  • Contiene: C02.
  • Class of fire: 89B.
  • mm :139,7 height.
  • mm.: 172 Weight.
  • Kg: 14,1 Pcs: 1.

Aplicación

Es usado en la industria, fabricado en acero inoxidable, con difusor de alta calidad. Extintor con C02. Este tipo de extintor, no deja ningún tipo de residuo, después ha sido utilizado, por lo que se puede usar sin necesidad de limpiar la zona afectada donde se propagó el incendio. El C02 o también conocido como el dióxido de carbono es un combustible que no reacciona con otras sustancias, por lo que, con él, se puede apagar con mayor rapidez y eficacia. Además, que el Co2 no conduce electricidad porque puede ser utilizado en los casos de incendios originados por cortocircuito. C02, es un gas incombustible y no comburente. Almacenado con alta presión, su estado es líquido y a presión, estado gaseoso, no requiere agente propulsor auxiliar. Tiene un mecanismo de extinción triple, por sustitución del oxígeno, volumen 50% del volumen del oxígeno inherente al gas. C02 Tiene la fuerza del c02 sale al exterior con 78°C. Saliendo como nieve carbónica que enfría el incendio. Por no se conductor de eléctrico, es utilizado en los incendios causados por electricidad. Es excelente extintor por tener propiedades adecuadas, a la extensión del fuego, por líquidos, sólidos, producidos por químicos, materiales plásticos, y eléctricos. Estos extintores son utilizados en las embarcaciones pequeñas, y en las embarcaciones grandes, se establecen por medición y distancia. Por ser portátil, y compacto, el extintor C02 de 5 kilos, es práctico de usar en momentos de emergencias, y apagar rápidamente el fuego. Su funcionamiento es sencillo, solo basta quitar la anilla de seguridad, apretar la válvula y direccionarla al lugar donde se desea apagar, y de inmediato el difusor expulsara el c02, apagando de inmediato el incendio. La carga de estos extintores, se realiza por pesada, cada 6 meses.

Navegar a motor o a vela

0

La separación entre quienes se echan a la mar a motor y quienes van a vela parece tan clara como lo ha sido siempre. Por supuesto, esto se remonta a mucho tiempo cuando los venerables capitanes de los clípers murmuraban sobre la locura de confiar en el vapor y la nueva generación de ingenieros se maravillaba ante la habilidad de aquéllos para ganar millas durante una calma chicha. Aun así, es una pena que los dos bandos no se tomen más interés sobre la forma de hacer las cosas de cada uno. Después de todo, la náutica tiene muchas facetas. Cualquiera que navegue a bordo de un yate de motor de doble hélice podrá, probablemente, aprender algo de la tripulación de un crucero familiar de vela, y viceversa. Recientemente he oído sugerencias acerca de la conveniencia de que los nuevos patrones fueran examinados sobre su habilidad para manejar tanto barcos de motor como de vela. Bastante puede pensar, pero quizá nuestras cada día más concurridas aguas serían más seguras si todos comprendieran mejor los diferentes tipos de embarcación. Un interés momentáneo tiende a menudo un puente sobre esta división. Incluso el navegante a motor más incondicional desde su sillón náutico se dará la vuelta para mirar un velero bien gobernado dando bordos por un río estrecho, admirando la destreza con la que alcanza su amarre a un motor a liar. Por otro lado, muchos navegantes a vela no pueden evitar quedar fascinados ante un gran yate de motor mente atracado con la delicada aplicación de una potencia de varios cientos de caballos Puede ser instructivo considerar diversos factores que en la mayoría de los casos serán significativos para un más menos irrelevantes para el otro. Por ejemplo, aunque los principios básicos de la navegación se aplican tanto al motor como a la vela, la práctica real de llevar un yate de motor a 20 nudos tiene poco en común con la navegación en un pequeño velero a 5 ó 6 nudos. Los navegan- tes a motor tienen diferentes actitudes ante las mareas, por poner un caso. El efecto de un error de cálculo es mucho menos notable que para el navegante a vela, el cual está obligado a saber continuamente qué es lo que está haciendo la marea o qué es lo que está a punto de hacer.