Lo que no encuentras cuando vives en un pueblo

Vivir en un pueblo pequeño está lleno de ventajas y de desventajas a la vez, claro luego esto va en gustos, porque por ejemplo yo que vivo en uno de ellos y habiendo tenido la oportunidad de irme a la gran ciudad, decidí quedarme en lo que de verdad conocía y lo que me daba la verdadera tranquilidad.  Son muchos los pueblos de nuestro país que se han quedado sin gente joven, la falta de trabajo ha hecho que se tengan que ir, la búsqueda de un futuro mejor ha obligado a muchas familias a coger las maletas y dejar atrás su lugar de origen, la falta no solo de trabajo sino también de cosas como hospitales, grandes supermercados hacen que la gente quiera dejar atrás esa vivencia rural y tener a mano todo lo que tenemos en pleno siglo XXI. Yo soy de las que ha preferido seguir en el pueblo, como trabajo desde casa no necesito ir a ninguna oficina elegí la tranquilidad de un sitio en el que no hay coches por todos lados, en el que respiras día a día un aire muy limpio, y en el que puedes pasear sin miedo a que te den un buen susto.

La verdad que muchas de mis amigas han intentado convencerme de que me vaya con ellas, siempre intentan convencerme diciéndome que donde ellas viven hay muchos centros comerciales, que hay discotecas a tutiplén y que podría escribir de muchas más cosas diferentes. Si os soy sincera me lo llegué a pensar en más de una ocasión y a pesar de que es verdad que no disponemos de todas esas cosas mencionadas anteriormente, sí que tenemos una herramienta potente que no deja indiferente a nadie, internet es sin duda lo mejor que nos ha llegado y con ella no hay persona que se pueda quedar atrás. Yo no echo de menos el poder ir a comprar a una tienda de ropa grande en la que no encuentras el fin, si en el pueblo no tienen lo que busco miro en internet y hago mi pedido en menos de lo que te imaginas, si necesito material de oficina para casa no tengo más que entrar en mercamaterial que es donde encuentro fácilmente de todo.

La gente que vivimos en pueblos es verdad que no disfrutamos de una serie de ventajas que te ofrecen las grandes ciudades, pero tenemos las ventajas que solo puedes disfrutar cuando vives en un pueblo.