La ayuda que necesitaba

Cuando piensas realizar un viaje creo que tu mente se cierra y tan solo piensas en él, en lo bien que te lo vas a pasar y para nada te acuerdas de revisiones de coche ni de nada relacionado, tan solo llevar el depósito y ya está. No hablo de todas pero por lo general las mujeres no solemos preocuparnos mucho de los coches eso se lo dejamos a nuestro padre, novio, o marido, algo que no debería ser así porque todos nos sacamos el carnet de la misma manera. En fin sea como sea yo soy de esas mujeres que se mete en el saco que no le hace ni caso a su coche, luego como me dice mi madre cuando venga Paco con las rebajas no me llores, y la verdad que la mujer lleva razón pero como bien se suele decir no nos acordamos de Santa Bárbara hasta que no oímos tronar.

Pues bien venía el puente del pilar y como buena maña que soy aunque no viva allí me gusta viajar allí que tengo familia y paso todo el puente. A sí que cogí mis maletas mi coche lleno de gasolina y empecé mi viaje en el que me esperaban muchos kilómetros por recorrer, cual es mi sorpresa que a mitad de camino noté un ruido raro que me tuvo mosqueada por un rato, lo que pasa que de golpe desapareció, y casi llegando a Zaragoza empezó de nuevo, pude llegar a casa de mi familiar y allí comentarle lo que me había pasado, en ese momento me acordé de mi madre de las veces en las que me dice las cosas y en que yo suelo hacer caso omiso y siempre tiene razón. Pues bien como ya se había hecho tarde al día siguiente lo llevamos al taller de confianza de mi tío, el cual me dijo que mi coche tenía una avería gorda que no sabía ni como había llegado. En esos momentos que no sabes si reír o llorar aparece la famosa luz al final de túnel en este caso desguaces zaragoza donde pude encontrar la pieza que necesitaba, pieza que me costó mucho menos de lo que esperaba y que por suerte pude arreglar mi coche. De esa manera pude disfrutar de mi familia de las fiestas y me pude volver a casa con la seguridad de que mi coche estaba totalmente arreglado.

 

 

Deja un comentario